Licencia Turística Nº I-0002152.1

Volcanes

Volcanes de Canarias

Canarias es uno de los mejores destinos del mundo para estudiar los volcanes y los procesos volcánicos, aunque pocas veces se piensa en las islas como el entrono de uno de los grupos de volcanes más grandes del planeta. La variedad de las rocas y las estructuras volcánicas monopolizan casi por completo el paisaje.

Porque a pesar de que inmediatamente asociamos la idea de los volcanes con la de destrucción, lo cierto es que son ellos los que han creado las islas, modelándolas a su antojo desde que se iniciara su actividad hace veinte millones de años. Pero son las llamadas erupciones históricas las que revisten mayor interés, pues existen crónicas escritas sobre ellas.

En Tenerife se conocen cuatro erupciones cuya existencia parece indudable. La primera de ellas, en 1705, vino precedida de una semana de movimientos sísmicos. El 5 de enero se reanudó la actividad con más intensidad: la lava salía por más de 30 bocas contiguas. Se formaron así los volcanes de Fasnia, Siete Fuentes y el volcán de Arafo.

Un año después comenzaba la erupción de Montaña Negra. En los nueve días que duró destruyó gran parte de Garachico y de su puerto, por entonces el más importante de Tenerife.

En 1798 entraba en erupción Chaorra o las Narices del Teide. Duró 3 meses y es la más larga de las ocurridas en Tenerife durante fechas históricas. La erupción del Chinyero, de 10 días de duración, constituye la última producida en Tenerife.

Deje su comentario →