Licencia Turística Nº I-0002152.1

Tenerife

LA LAGUNA, PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD

La ciudad de la Laguna fue fundada en 1497  constituyéndose como capital principal feudo económico y político de la isla. Sin embargo es más reseñable que fue la primera ciudad europea no fortificada. El diseño del plano simétrico de la calzada sitúa a esta ciudad, declarada en 1999 como patrimonio de la humanidad por la Unesco, como antesala al diseño urbano renacentista. Los principales edificios son la iglesia del Cristo, los palacios de Nava y de Salazar y los conventos de Santa Catalina. Las tiendas de esta hermosa ciudad,   su arquitectura y las posibilidades gastronómicas hacen que se pueda decir que La Laguna merece un paseo.

La iglesia del Cristo

Creada por orden del Adelantado Alonso Fernández de Lugo en 1506, como el primer convento Franciscano de Tenerife. Dispone de varias capillas  y el Retablo plata del siglo XVIII y artísticamente hablando, del estilo barroco. El Cristo fue realizado en madera noble de Flandes  por el escultor belga Louis Van Der Vule hacia el siglo XVI.

La casa de Nava

Como construcción manifestación de la arquitectura típica de Canaria confluyen en ella elementos  manierismo, barroco y neoclásico, fue residencia de Capital General de Canarias Vallehermoso en 1723 y en 1888 fue adquirida como residencia episcopal para el obispor D.Ramón Torrijos y Gomez.  En el siglo XVII este inmueble albergó la famosa Tertulia de Nava, núcleo de intelectuales que gozó de gran influencia en el período de la Ilustración. En 2008 sufrió un incendio por la que tuvo que ser restaurado el edificio completo.
Convento de Santa Catalina

Fundado en el año 1611 para la orden dominica, y en su construcción se aprecia la influencia mudéjar en los miradores de madera tallada o el tejado revestido de teja árabe. Retablos barrocos de madera tallada, varios óleos e imágenes religiosas. El altar mayor está presidido por la Virgen del Rosario, acompañada de la imagen de Santo Domingo de Guzmán y Santa Catalina vestida con el hábito del convento.

Deje su comentario →